El edificio mas versátil del mediterraneo

Dicen algunas crónicas que la construcción de la Plaza de Toros de Tarragona,actual Tarraco Arena Plaza (TAP), empezó a gestarse allá por el 1881. La idea surgió de la cabeza de Félix Donoso, que había sido alcalde de Tarragona durante la Primera República, y en poco tiempo se le hizo el encargo a Ramón Salas Ricomà, considerado el mejor arquitecto de la época de la ciudad.

Así pues, se empezó a construir un edificio sobre el espacio ocupado anteriormente por el baluarte de Orleáns, a las afueras de la ciudad. Era un punto todavía deshabitado, pero muy bien comunicado ya que muy cerca estaba el cruce entre las carreteras de Reus y Valls. El permiso del Ayuntamiento para levantarla llegó en febrero de 1883 y la plaza se inauguró por las fiestas de Santa Tecla, a mediados de setiembre.

 Aún así, uno de los aspectos más destacados es que la plaza, con una capacidad inicial de 17.000 espectadores, fue una de las primeras obras del Nuevo Modernismo en las comarcas de Tarragona.

Su construcción dejó una importante deuda entre sus constructores.

Finalmente fue a parar a manos de un banco que quebró y cuando ya empezaban a circular rumores sobre un posible derribo, en 1949 lo compró la Diputación de Tarragona por 1,5 millones de pesetas.

Dos años después comenzó la época dorada de la plaza y miles de personas pasaron por sus gradas para ver a los mejores toreros del mundo.

Aparte, desde el año de su construcción hasta hoy, la Plaza de Toros de Tarragona ha sido escenario de espectáculos y festivales de todas clases: corridas de toros, circo, teatro, festivales, mítines, sardanas o cabezudos, entre muchos otros eventos.

La plaza disponía de 3 pisos (dos superiores cubiertos) y un ruedo de 55 m de diámetro. La construcción de los muros se ejecutó en piedra blanca del país y ladrillos rojos y la fachada era de planta poligonal de 48 lados y con un diámetro de 95 m.

Excepcional, he estado 2 veces, Rosendo el 28 de noviembre con la cúpula cerrada y Loquillo el 27 de agosto con la cúpula abierta. El lugar me encantó, tamaño perfecto, próximo, nada agobiante...Ole ole...